lunes, 17 de diciembre de 2012

Pictogramas: ¿Qué son?, ¿Cuándo utilizarlos?

Los pictogramas son sistemas alternativos de comunicación que utilizamos, tanto profesionales como familiares, para ayudar a comprender mejor el mundo a nuestros niños con discapacidad. Nos sirve para establecer con ellos una comunicación básica que les permita conectarse con el mundo y simplificar, mejorar y organizar su entorno y hábitos. Son ilustraciones, dibujos o fotografías sencillos y fácilmente comprensibles que se utilizan tanto como sistema alternativo de comunicación (dicho antes) como sistema alternativo de comprensión. Estas claves visuales les ayudan a situarse en el espacio y en el tiempo y les permite anticiparse a los acontecimientos. Todo esto les genera un estado de bienestar, tranquilidad, calma y seguridad en su día a día.

Cómo utilizamos los pictogramas:

1. En las agendas personales. Las agendas son un apoyo y guía impresncindible para ellos, les ayuda a organizarse y a responder a preguntas como: ¿Qué voy a hacer después?, ¿Qué tengo que hacer ahora?, ¿Qué he hecho antes?...Dependiendo del nivel del desarrollo del niño y su manejo y compresión de estos pictogramas, las agendas personales toman diferentes formas y usos. 
Pueden ser agendas realizadas en una simple hoja de papel, donde iremos dibujando las acciones que se harán a lo largo del día, mientras él/ella va tachando aquello que ya ha hecho, y anticipa lo que hará después. O pueden ser agendas con pictogramas impresos, sobre un tablero plastificado, en el que situaremos la secuencia del día (bien completa o bien fragmentada), y donde él/ella irá dando la vuelta a aquella que ya ha pasado, señalando lo que pasará después, etc.


2. Organización diaria y rutinas. Cuando existen cambios en los planes del día a día, muestran rigidez o se muestran reacios a cambiar sus rutinas, las explicaciones verbales no suelen hacer efecto, incluso puede aturdirles más y aumentar los problemas de conducta. Es conveniente que volvamos  a organizar los pictogramas o que dibujemos de nuevo la secuencia, haciéndole siempre partícipe de esos cambios y anticipándoles todo lo que podamos. Esto será mucho más efectivo.

3. Como solución de problemas en las tareas. Podemos emplearlos a la hora del proceso enseñanza-aprendizaje de conductas o tareas (hasta las más sencillas como poner la mesa o vestirnos). Esos entrenamientos se realizan a través de diferentes metodologías (como ayudas verbales, moldeado, modelado, etc), pero obtendremos aún mejores resultados si esos métodos los apoyamos con estos refuerzos visuales en forma de secuencia ordenada, por ejemplo: se dibujan las viñetas o se sitúan sobre le tablero, se le explica y, primeramente el adulto va acompañándole en la elaboración de esa secuencia señalándole los dibujos y ayudándole a identificarlo con la acción que está realizando ese momento. O incluso podemos elaborar plantillas que le ayuden a resolver esa tarea. 



4. Para identificar y comprender acontecimentos importantes. Tenemos que ayudarles a acercarse cada vez más al mundo que le rodea, a los acontecimentos que surgen en su alrededor y que forman parte de su vida, de forma directa o indirecta. Además, esto también les ayudará a disfrutarlo con la misma intensidad que el resto y participar activa y satisfactoriamente en su vida social. A parte de esto, si durante el día ocurriera algún acontecimiento importante tenemos que darle la importancia (valga la redundancia) que merece (cumpleaños, sorpresas, alguna disputa, excursiones...): podemos señalarlo en rojo, ponerlo en un dibujo o pictograma más grande, diferenciarlo con una estrella o algún elemento que lo distinga, etc.


Fuente: Eatapi: "Pictograma: una alternativa para comprender el mundo". Mª Rosa Ventoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada